miércoles, 24 de septiembre de 2014

BIZCOCHO DE LECHE DE ALMENDRAS

TereMontgai Blog de Cuina
Tal como os prometí, aquí os enseño un bizcocho delicioso en el que aprovecharemos los restos de almendra que nos quedaron al hacer la leche de almendras. Sale muy jugoso y tierno. Os animo a que lo intentéis. Es muy fácil de hacer. Apto para los intolerantes a la lactosa.

INGREDIENTES
6 huevos  
1 vaso de 250 ml. de leche de almendras
2 vasos de azúcar  
1/2 vaso de aceite de oliva  
Ralladura de limón  
180 grs. de almendra picada (aprovecho los restos de almendra de la leche) 
420 grs. de harina  
1 sobre de levadura en polvo 

ELABORACIÓN 
Batimos los huevos. Añadimos la leche, el azúcar, el aceite, el limón y mezclamos bien. 
Añadimos la almendra picada, la harina y la levadura. Mezclamos todo con la batidora. 

Colocamos un papel de horno en el molde y vertemos la mezcla. 

Dejamos reposar 10 minutos, mientras calentamos el horno a 180º.  
Ponemos la mezcla en el horno y horneamos 35 minutos a 180º.

Apagamos el horno y dejamos el bizcocho dentro sin sacarlo durante 10 minutos más. (Así aprovechamos el calor residual) 
Sacamos el bizcocho del horno y lo espolvoreamos con azúcar glas. 
Dejamos enfriar antes de comer.
¡Que aproveche!


NOTA: Con esta proporción, sale un bizcocho grande. Yo lo hago así para aprovechar el horno. Después lo hago a trozos, lo congelo y lo voy sacando a medida que lo voy necesitando. Si no se desea tan grande, se puede reducir la cantidad de ingredientes y hacer la proporción. Si se come frío, es más bueno.

RINCÓN DE LA SALUD 
Los huevos tienen un gran valor nutritivo debido a la cantidad de proteínas que contienen. Se consideran un alimento de alto valor biológico ya que nos aportan todos los aminoácidos esenciales que necesita nuestro organismo para no tener carencias nutricionales. 
La leche de almendras es beneficiosa debido a sus nutrientes, es baja en contenido graso y no contiene lactosa. Todo ello la convierte en una buena alternativa para las personas que son alérgicas a la leche de vaca. Es una fuente rica de vitamina E, selenio y magnesio. También contiene muchos flavonoides, que incrementan la salud cardíaca y ayudan a reducir el colesterol. 
El aceite de oliva no puede faltar en una alimentación saludable. Es un alimento con alto contenido en sustancias antioxidantes y vitaminas. 
No se debe abusar de los alimentos refinados, como son el azúcar y harina blancos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...